4 oct. 2007

Como vino se fue

No hablo del vino. Del vino, vino, del beber (que si beber es con "b", vino de beber debería también escribirse con "b": bino. Suena mucho más a "bino" cuanto más hayas bebido o vevido).
Me refería a Paca. Se ha tomado tan a pecho lo de buscar las esquinas de los espejos deformados que..... Cómo vino se fue, la muy cabrona.
El caso es que creo realmente que no hable con Ana, que si algo me gusta de ella, o sea, casi nada, es su nombre. Seguro que es por ser capicúa, que en el fondo es como mirarse en un espejo, aunque este sea normal y no deformado o deformante. Te miras y te ves, claro (salvo que seas o vayas ciego), luego, al verte, eres un poco capicúa. A veces, también un poco gilipollas. Al mirarte digo. Hya domingos que es mejor no mirarse.

- ¡Joder ( dígase en un tono parecido a una exclamación lastimera. Algo como "joód//er". Las rayitas son como una pausa). ¡Vaya careto!
- No veas como ibas ayer. No me extraña que tengas esa cara. ¿Has visto que hora es?

Esta es la frase típica de Paca. Siempre como de reproche, dádote en el bebe o bebé ( en el fondo no eres más que eso) o en el veve. Pa' jorobarte.

- Vale. Para. No,... no volveré a beber ( lease como vever, aunque te duela en los ojos)
- Eso dices todas las semanas
- No es verd... verdad.

En ese momento caí. Si te dicen que caí, es verdad. Caí. No era Paca. Claro, Paca se había ido a buscar que se yo que parte del espejo en que se yo que parte del mundo. Igual ahora está abriendo otra webblog o como se diga, para contar sus movidas y movidas alrededor del ancho mundo de las conciencias y disconciencias (www.historiasdelapaca.blogspot.com ). El caso es que me dió la sensación de que no era ella, la extraña sensación de que era.... Rocío. Sí, Rocío, mi señora, quién decía eso. Lo cual me pataleó el cerebro duramente.
- No, no. Estoy bien. Lo digo de veras lo de que hoy.... lo dejo. Ro... Rocío
No es que mi santa me de miedo, que me lo da. Ni que lo dijera con retintín ( y eso que creo que lo dijo con rintintin porque oí varios ladridos que venían de la habitación), que lo dijo. Porque se puede decir algo con un sentido determinado, para que cree en el otra un precisa reacción o sentimiento (en mi caso generalmente es de culpa y a veces de resignación), pero decirlo con retintín me parece muy fuerte. Re tin tín. 2 veces Tintín. Si ya era un poco pesao el cahvalote ese del kiriki en la cabeza, imagínete dos. Al estilo, Hernández y Fernández. Dos Milús... Dos Tintines, Bufff. Dos capitanes Hadock?. Esor sería lo único bueno. Seguro que entre los dos meterían al ton** del Bush es serios aprietos. Lo mejor de ellos sería cuando "cascarrabiearan (???)". De su boca salían sapos, culebras, bombas (de esas de las redondas con mecha y todo) en insultos del tipo "hjhjh//***+++%&···=" solo que mejor, porque en el fondo Hergé era un genio y yo no, aunque estoy por descubrir. Con eso harían más que .... Chavez, por ejemplo.
El problema era que por un momento pensé que... Pensé que,.... No, un momento, eso es imposible. No, no tiene lógica. Rocío no puede ser Paca. No, es imposible.
- Te he oido decir eso cantidad de veces. Tu verás lo que haces, pero ya no estás en edad. No eres tan joven como piensas.
¿O sí?. Dios. Puedes, querido lector (aunque en realidad no te quiero para nada ni por nada) que resultase que el binomio Paca-Rocio fuera un "uninomio" mío. O sea, Paca= Rocío y yo sin saberlo todos estos meses. O años.
Tendría Paca a la edad en que conicí a mi parienta. Esta palabra siempre me suena a diente. O muela. Parietal- Yo soy el perietal de mi señora. ¿Mía?
¿Es que me estoy volviendo majareta, o simplemente idiota, y no me he dado cuenta de ese binomio loco? O, ¿igual era un trinomio? ¿ Y si Rocío era también el mono, el hijoputa ese que me robaba las llaves? ¡ Pero si el mono también era Rocío, ¿ por qué me robaba las llaves? ¿Las había perdido? Y si las había perdido, ¿Por qué no se hacía otro juego? Porque esto no era un juego. Me refiero a lo de que me robará las lla.... De pronto, decidí salir de dudas. pero para entender bien el concepto de "salir de dudas", primero hay que entender el de "entrar en dudas". No "entrar de dudas" que se parece mucho a "entrar deudas" que es lo que más entra en mi casa, o "entrar de dudas" que debe ser como entrar en cuclillas porque cuando entras así entras en la duda de si está despierta o dormida, pues si no entrarías "andando". Vamos digo yo. Igual cuclillas y dudas están muy relacionadas y significan lo mismo... Y si están relacionadas... tendrán dudillas, porque cuclillas ya tienen.
A lo que iba, que dudas debe ser un pueblo o así. Como Oregón, Tejas, o Cincinatti. O una habitación. En cualquier caso es un sitio o un estado porque hay que entrar primero para poder salir, digo yo. Yo o Paca o Rocío, pero alguién lo dirá. Y si es un sitio o un estado, seguro que es americano y el Bush (yorch) tendrá mucho que decir, con lo que quien tiene que decir algo definitivamente respecto al tema de las dudas somos Yo, jorch, Paca o Rocío. Con lo que si todos tenemos algo que decir igual todos somos lo mismo. Todos somos yo, o yo soy todos ellos. Con lo que igual ellos no existen y existo solo yo. O viceversa. O lo peor Rocío es Yorch y yo estoy viviendo con ella/él. ¡Dios!, yo viviendo con Bush. ¡ Y durmiendo con él! O peor aún, si todos somos uno mismo.... yo soy yorch.
Terror. eso fue lo que sentí. Entonces, más que nunca, decidí salir de dudas. Al tiempo que salía de dudas, salí corriendo en dirección hacia Rocío. Cuando llegué, me avalancé sobre ella y la olí el sobaco. Aparte de una hostia, no olí nada más. Bueno, la hostia no la olí. La recibí. Pero te diré, que la recibí con dolor pero con cierto agrado. Al menos Rocío no era el mono. No olía a mono y entoces deducí que no lo era. También me ayudó en la decisión el ver en la oscuridad de la habitación, casi a oscuras, una sonrisa llena de dientes y unos ojos algo saltones. Era el mono. Yo podría ser Yorch, pero nunca un mono (por eso lo ví) y mi señora tampoco (por eso me dió la hostia). Creo que al salir de dudas, salí también de esa especie de estado de trance que me caracteriza en estos momentos. Mis hijas lo llaman estupidez. Rocío también. Me dí cuenta de que mi señora no era Yorch (bush) pues este en vez de darme un tortazo me daría un bombazo.
Así pues, me di cuenta de que en el espejo del cuarto de baño no encontraría las respuesta a mis problemas. No deformaba nada, sino que era yo el deformado. Y lo rompí. ¿Que qué sucedió? Pues que me lleve otra hostia. Por romper el espejo. Pero quie me la dió ahora no fue mi parietal, sino el mono. Y me movió una muela del golpe, digo del juicio. Quiero decir, que del golpe me movió una muela del jucio. Y volví a caer. Si te dicen que caí, diles que si. Que caí otra vez, aunque esta vez al suelo. Pero me di cuenta de otra cosa. O de dos. Bueno, de tres :
Una es que no veas lo duro que esta el suelo. Al menos el de mi baño.
Dos, que si tengo una muela del juicio y hubo una vez que tuve cuatro, significa no solo que tuve cuatro jucios sino que Paca es una muela y hubo una vez que tuve cuatro Pacas, pues.
Y tres. Ehhhh. Ah, si. Que lo que le dió mucha rabia al mono, tanto como para sacudirme un golpetazo en la jeta, es que rompiera el cristal del espejo del baño. ¿Por qué? Pues ni puta idea. Igual era una especie de espejo/ventana transaccional univocamente bidimensional o algo parecido por donde el cabrón del bicho se iba a dar sus rulos. Lo digo básicamente porque no tengo otra cosa que decir, pero también porque al levantarme me encontré con las llaves de mi casa, unas zapatillas viejas que eran de mi padre y que hacía tiempo que no veía, y un libro de instrucciones de mi lavadora zanussi junto con otro de Kierkegard. Lo raro es que ambos estaban atados con lazo de raso así muy mono. Comprendí, o dí por supuesto, que además de ser esa ventana rarísima que he dicho unas líneas más arriba, también era una especie de hucha o armario monil de todo lo que el mono loco me robaba. Diré, en honor a la verdad, que me preocupó bastante el estado de salud mental del animal. Vamos que estaba loco. ¿Aquien si no se le ocurre robar el libro ese del tal zanussi titulado "manual de instrucciones de la lavadora MZ-36H" , pero sobre todo uno de Kierkegard, y no contento con eso lo anudas con un lazo de raso rojo. ¡Ah, y una liga! la última del madrid.
De todas formas, no me costó mucho romper el espejo ( o he de decir romper con el espejo). Por que no está loco un espejo que cuando tú te miras en él y señalas a la izquierda, p. ej, con tu brazo izquierdo, él te mira y señala hacia la izquierad con su brazo derecho. ¿Qué no? Haz la prueba.
De todas formas creo que dudas está un poco mas allá del rio Pecos. El de las pelis del oeste.

1 jun. 2007

zona92-spin cortometraje

Esto es una maravilla. Disfrútalo. Lo verás varias veces mientras esperas más escritos.

13 feb. 2007

En busca del espejo perdido 1. Conversaciones con famosos 1

Paca me has jodido. Para eso no vengas. Lo tranquilo que estaba yo con mi casa en el parque con puerta directa a los columpios. Vienes y resulta que es todo un sueño. Vaya chasco para mis seguidores, si hay alguno.

Ring. Ring. Rinng. "Joder, Ana, coge el telefono, leche"
- Que se siente coño. "¿Que narices pasa?¿Quién ha dicho eso"
- Que te pego leche "¿¿¿¿¿????"

Ring. Ring.
- Si
- Joder. Ya era hora, Ana.
- ¿Quién es? ¿Quién llama a estas horas?
- Soy yo Ana
- ¿joana?
- Que no, coño. Ana, soy yo, Jiménez
- ¿Por quién pregunta?
En ese momento, la verdad es que no me parecía la voz de Ana. Pero como nunca la hago caso, pues tampoco me fijo en su voz.
- Pregunto por Ana. Por mi hermana Ana.
- Se confunde
- Imposible. Es este número. Lo ha marcado el teléfono. No me confundo.
- Mire. Déjeme en paz
Y colgó. Que raro que Ana me cuelgue el teléfono. Del cable seguro que me colgaba. Voví a marcar. Bueno, no literalmente. El que marcaba era el propio teléfonó. Yo solo le dí a la tecla de rellamar a mi hermana. Bueno, esa tecla no existe. ¿Te imaginas?. Una tecla de rellamada a tu hermana, bueno, a mi hermana Ana. ¿Cómo sería? Almohadilla con pelos. Cuadradillo con tetones. ¿Iría entre el cuatro y el cinco? ¿Por qué va el cuatro antes que el cinco si en el diccionario le cinco va delante del cuatro? ¿Es que el cuatro vale cinco y el cinco vale cuatro? Con el seis y el siete lo entiendo, pero ¿y el ocho y el nueve?.
¿Por qué da tiempo a pensar en tantas cosas mientras se llama por teléfono?
- Si. Ya le he dicho que aquí no está Ana.
- Es que no le creo. Que se ponga (me sentí un poco Gila, pero solo un poco. El era un genio y yo tambien). ¿es la guerra? Que se ponga tambien
- ¿Como lo sabe?¿Es usted un espia?

Se me hizo raro de nuevo el acento. Bueno, el acento y la respuesta. Un espía, que buena idea. debería escribir algo sobre espías. Mejor sobre spays. En un spa y en spañol. S pa pensarlo.

- No, soy su hermano
-No me engañas, mother fucker (lease moderfoker y traduzcase como **** ** ****) Eres un espía de Bin Laden.- Dijo la voz
- No
- Del mossad.
- Tampoco
- Palestino
- Que no
- Iraqui, irani, venezolano, colombiano,
-No, no no y no. Tampoco. No das una George (lease yorch)

La verdad es que me sorprendí un pocquito al decir eso. ¿Por qué llamaba yorch a mi hermana jana? ¿ Por qué esa ronquera en la voz de jana o yorch o quien fuera?

- Ya. Entonces te manda ZP. Eso es. Eres un espía de Zapatero a tus zapatos y yo en los de todos.

Por fín comprendí. No tenía ni remota idea de lo que estaba pasando. Ni la mas remota.

- Que no. Solo quiero hablar con Ana (lease jana). Mi herm(ana) coño, jorch. ¿Has vuelto a beber?

Otra pista. "¿Has vuelto a beber?". Eso solo podía significar que había bebido antes. Ja, ja. Si, un poco de espia si tenía. Incluso rimaba las frases con hermosos pareados fogosos.

- Ehhh. No. No he bebido nada. Ya no bebo.

Bingo. Le había sonsacado. Antes bebió. Y por el tono no era solo agua. Fruncí en ceño al guiñarme un ojo a mimmsimo (que soy yo) mirandome a l espejo... liso.

- Haces bien. O mal. Si bebieras igual se te quitaban las ganas de invadir paises. Otra pista. Pero esta no se la iba a decir, no sea que le diera por invadir mi pequeña casa y a ver que le cuento a Rocio y las niñas. Bueno, a ellas les puedo contar cualquier cosa, pero...¿qué le cuento a mi suegra?. No, para eso ni los espías tenemos suficientes agallas. Mentir a la madre política.

- Se quien eres
- Yo tambien
Me quedé un poco cortado con la respuesta.

- Vale, pero yo lo he dicho primero. Y sé quien eres.
- ¿Si? Listillo espía decimonónico ( no se porque he escrito esto) ¿Sabes quien soy? Eh, ¡Sabes quien soy?. ... A ver ¿quien soy?

Sentí la pregunta incrustarse en mis entrañas (tampoco se porque escribo esto)(bueno, tampoco se porque escribo un blog) ( y lo hago) (mal que me pese). Respiré profundamente para que mi voz no delatara los nervios que sentía. No había fallo posible. Solo tenía una oportunidad. Si no acertaba sería el fin. Tragé saliva, respiré profundamente (otra vez no es que me repita) y encauzando todo el valor que me quedaba dije :
- E r e s.... u n c a p u l l o (como a camara lenta, vaya)
- Lo sabía. Sabía que no sabías quien era. O similar. Ja, ja, ja.

El ruido de sus cínicas risotadas hicieron que sacara... El ruido de sus cínicas risas hicieron.... El ruido de su cínica risa aflautada hizo que....

- Eres el capullo de Bush. AH¡ Te pillé. ¿Que te creías? ¿ Ahora quien se rie? ¿Eh?
- Tote (jiménez). ¿Que coño te pasa para despertarme a estas horas? Me has despertado a mí, a Chemita y espero que no hayas despertado a las niñas. ¿Que quieres?
- ¿Ana?
- Pues, claro, gilipollas. Me has llamado a mi casa. ¿ Que te pasa? ¿Has perdido las pastillas?
- No, el espejo
- ¿Qué espejo?. Mira son las dos de la mañana. ¿Estás bien? ¿Pasa algo?

Reconozco que al oir a Ana me sentí un poco defraudado. Casi prefería a Bush.
- Si, bueno, no. Te llamaba por si tenías un espejo deformante de la realidad.

No puedo escribir aquí su respuesta poque es de bastante mal gusto. Palabrotas y eso.

- Mira, deja en paz a mama que ya tiene suficiente con lo que tiene
- ¿Por que dices eso? ¿Que le pasa a mama?¿ está bien?
- No sé. Supongo. Lo digo por eso de haberme tenido y tal. Como hijo.
- hijskadlhqlewh 62566hbn UUIJOOnjnb677666 &&&&$5BNM a la mierda

Y colgó. Yo creo que lo hizo porque no tenía de verdad un espejo como el que necesito para ver las esquinas esas que me dijo Paca.

Ring. Ring.Ring

- Dígame
- Te lo has creido. Ja,ja,ja
- ¿yorch?
- Si, ja ja ja. Spy Bush. Estaba imitando a tu hermana.
- Ah, que gracioso (lease con tono despectivo, irónico y necesariamente hiriente hablando con Bush). Ja y ja.
- A que si.
- ¿Cómo sabes mi número y tal?
- Tal no lo se, y tu número tampoco. Me lo dio la CIA
Me acojoné. Mucho. No por lo de la CIA, sino por lo de mi suegra.
- Que no, que es broma. Le dí a rellamar llamada o algo así. Tampoco sé mucho yo de técnica. Un poco de tanques y petroleo y eso. Pero de técnica, nada. Bueno, se como se destila en guisqui-to.

Respiré un poco aliviado.

- Ya. Bueno, pues déjate de bromitas y pásame con mi hermana
- Fuck (lease fak) que bored you are (lease que boured yu ar). Aquí no está tu hermana. Si quieres pregunto en guantánamo a ver si tal.
- No. Déjalo. Me debo de haber confundido entonces. Bueno.... ¿ y qué tal por el oval?
- Aburrido. Ahora la ONU me tiene entre ceja y ceja. Lo que no saben es que me los paso entre cojon y cojon. Me importa poco. ¿Crees que debo invadir Irán? ¿ O debo decidirme por Corea?
- Y si te estas un tiempecito quietecito y dejas de joder un rato...
- Pero ¿y el petroleo y todo ese plan trazado para hacerme con el golfo pérsico?
- Déjalo estar. La humanidad te lo agradecerá. Mira la que has montado en Irak. Una pila de muertos ya , tu.
- Si, eso si.
- Paca, ¿estás tu ahí, con yorch?
- Perdona, ¿qué dices?
- Nada, nada.
- Bueno, Jiménez (esto me acojono otro poquito, si), ¿qué puedo hacer por tí? ¿Quires unos cuantos barriles de Brent a brent precio? Ja ja. Era un chiste.
- Malo
- ¿yo?
- Tu tambien, pero me refería al chiste. Es muy malo. Pero igual si puedes hacer algo por mí.
- ¿Tu espejo deformante?
- Si, ¿tienes uno?
- Déjame mirar. Mmmnn. No, no tengo ninguno por aquí. ¿Si quires pregunto a Condolezza?
- No, deja. Seguro que ella tampoco tiene.
- eso creo yo. Tampoco tendrá. ¿Bueno y ahora que hacemos?
- Mnn. No sé. ¿Colgamos?
- Vale. Tú primero.
- No tu. Tu primero.
- Los dos a la vez
- Venga. Vale. A la de tres.
- Vale. Uno. Dos.
- Espera
- ¿Que pasa, tontín?
- ¿Me volverás a llamar?
- Uff. estoy un poco líado. Bueno, en algún momento. Vale, pero tienes que prometerme que dejarás de invadir paises y eso.
- Jo. Uno al menos. Iran que es pequeño y son un poco insurgentes.
- Que no. Entonces nada.
- Vaaale. Venga, lo prometo.
- Entonces, si. Te llamaré. Intenta encontrarme un espejo de esos, ya sabes, deforme. Como tu cerebro.
- Vale. Adios. Uno. Dos. ¿ me llamas, eh?
- Que si, pesao.
- Vale. Tres.
- Yorch.
- ¿si?
- No has colgado.
- Tu tampoco.
- Pero tu contabas. Ahora cuento yo.
- Vale.
- Venga, adios. A la de una, a la de dos, y ... a la ...de tres.... ¡No has colgado!
- Ni tu.
- Joder, yorch, cuelga, tío
- No se si quiero. Si te cuelgo me quedo solo y este despacho es muy grade para uno solo. ¿ Por que no vienes y te ... abrazo? Doy abrazos gratis.
- Yorch, he de colgar. Tengo que llamar a mi hermana, no sé bien para qué pero tengo que llamarla. Luego tengo que buscar ese dichoso espejo para que vuelva mi Paca y ...
- Claro, la prefieres a ella antes que a mí...
- Yorch, no empecemos otra vez. Buenas noches.
- Adios. Llamamé pronto.
- Vale, venga, adios,..... ¡Cuelga de una vez!
- ¿Cuento yo ahora?
- ¡que cuelgues ni cuentas ni nada, hombre!
- Me gustas cuando te pones así
- Adios, yorch, ya hablaremos. Recuerdos a la familia

Y colgué. El teléfono. Sentí un poco de pena al imaginarle solo en su gran despacho ovalado. Cosas de la vida. En el fondo soy un blandengue. Espía, pero blandengue. Y ni siquiera espía. Al rememorar la conversación, cosa fácil porque la tengo escrita, me di cuenta de un detalle: me había llamado Tote. Cuando imitaba a mi hermana jana, dijo "Tote (jimenez) ¿que coño te pasa para despertarme a estas horas?". ¿Cómo sabía que Ana me llama Tote cuando todo el mundo en esta blog me llama Jiménez?. Esto supuso una tremenda inquietud para mí y para todos mis innumerables lectores (2 ó 3). ¿Que coño estaba pasando?

Ring. Ring. Ring
- ¿Si?
- ¿Yorch?
- ¿Tote?
- ¿Ana?
- Tote (jiménez) ¿qué coño te pasa para desperatrme a estas horas?
- Ana, ¿estas con Yorch? ¿ lo sabe Chema?
- Uffff

Tono largo. PIiiiiiiiiiiiii. Ana había colgado. Que raro, Ana y yorch bus. Tengo que encontrar el espejo pronto.

12 feb. 2007

Joder, Paca, ya era hora

- Ya te vale, Paca. Mira que has tardado en volver. Más que Pedro en hacer su particular volver.
- Nunca es tarde si la dicha es buena, o he de decir, pequeña.
- Dí lo que quieras Paca. He de contarte muchas cosas. Mira, apareció Augusto,... Bueno antes intenté en Hipercor o como se llame comprar...
- Jiménez
-... una conciencia nueva. Luego, si apareció Augusto,...
- JIMENEZ
- .... y entonces mi hermana Ana...
- ¡JIMENEZ! Cállate. Lo se todo. Estaba ahí. Yo lo se todo de ti
- Error. No estabas, te habías ido... ¿Entonces?¿ Y el mono?
- Ese capullo. Me robo mis llaves
- Querras decir "mis" llaves
- No. Quiero decir mis llaves. Mis llaves a tu conciencia.
- No te entiendo Paca.
- El cabrón del mono ese me robo las llaves de tu conciencia y no pude entrar en ella. De hecho, aún no las tengo y .... bueno, literalmente sigues sin conciencia.
- Paca. Paca no me jodas. Si estas aquí, como... No entiendo.
- Bueno. Veamos. Literalmente, si estoy aquí. Pero soy como un espejo deformado de la Paca que te cor/rige. Digamos que estoy a tu lado, pero no puedo influir en tus actos o en tus decisiones. Estoy aquí, pero sigues solo.
- Pero te estoy oyendo
- No lo tengas tan claro. Igual parece que me oyes pero te estas respondiendo tu mismo. Es como los famosos espejos valleinclanianos. Los espejos deformados de la realidad. Tu eres así, me oyes, pero si te miras te veras solo, aunque mucho más gordo. O delgado. ¿En cuál te miras?¿En el concavo o en el convexo?
- En el del cuarto de baño
- Mierda
- ¿Que pasa, Paca?
- Pues que el espejo del cuarto de baño es liso. Eso no deforma.
-¿Y?
- Pues que,... Que, entonces. Todo es tan real como la horma de tus zapatos.
- Un 44
- Depende del fabricante. Gastas 431/2 o 44. El otro día compraste un 45.
- No fui yo. Fue Rocio. Pero en el hueco entre el pie y el zapato guardo mis reservas.
- ¿Reservas de qué?
- De aire. Por si un día me falta la respiración. Me quito el zapato y respiro algo más. Tambien he pensado guardar algún cromo. De Nestlé. O zahor. Igual puedo guardar uñas.
- Bueno. El caso es que ese espejo no sirve. Tienes que encontar otro, concavo o convexo, para que... para que nos deforme.
- No he terminado bien de entender lo de los cristales abombados o lisos.
- Busca, Jiménez. Cuando encuentres un espejo que no sea liso, mira en las esquinas. Busca lo que no te dará nunca un espejo liso. Busca en la curvatura, en las esquinas, en las deformaciones. Obsreva con cuidado porque está ahí.
- ¿Quién está ahí?
- El puto mono con sus llaves.
- Paca, antes no eras tan mal hablada.
- Ya te lo he dicho. No soy yo realmente, coño. Tu busca ese espejo y mira bien. Encontraras las llaves de tu conciencia. Entonces, solo entonces, todo volverá a ser como antes.
- Me siento un poco como harry potter. ¿No podemos llamar a un cristalero? Igual en el Opencor en la sección de espejos doblados encontramos algo. Igual... igual, paca, tu no eres más que un espejismo, que viene de espejo tambien pero debe ser más grande, por que ves otras cosas
- Lo siento, Jiménez. Hoy escribes una página triste en tu historia.
- No, escribo una página trsite en mi histeria.
- es ... un... poco.... lo mi...sm....o
- Paca. No te entiendo, debo llamar a Ana y pegarla o así. Mamá lo entendería. No, no puedes irte. Ahora no. No. No se si podré aguantar otros tantos capítulos de mi histeria solo. Me da un poco de miedo Zenemij. Incluso Ana. Creo que son la misma persona.
- Bus...c...a... el sp...ejjjjj....oooo qqqqquu.... e dddddddeformmmmaa....... la relaidad. eska la unsoiaaaaaaaaaaaaa.....unica que ennnnti...enedess.

"Busca el espejo que deforma la realidad. Es la única que entiendes" Lo traduzco para los que no beben, sabes.
- paca, coño, no te vayas....

RRRRRiiiiiinnnnnngggg. RRRRRiiiiinnnnnggggg.

Diga. Si, soy yo. Ya, bueno, los antiinflamatorios me dan sueño. Acabo de despertarme de un extraño sueño. No, doctor, vayase a tomar por culo con sus pastillas. He de... buscar un espejo. Vale, vale, ya cierro la puerta, que hay corriente. Si 22o. No, no es la luz. Es el momento en que cerraré esta web.

17 oct. 2006

23.- Desquiciado, pongo medios (3)

- Joder, Ana, vaya psiquiatra al que me mandaste. Esta bastanta zumbado.
- Pero que dices, Tote, si he estado en Avila con mamá toda la semana.
- Además, no se a quien me recordaba el tal Zenemij. Dr. Zenemij, ¿árabe?¿Con lo que tú eres cómo tienes un loquero árabe. Uhhh

El UHH se corresponde con un aspaviento de esos que haces cuando quieres dar un susto. Realmente para que eso sea efectivo la persona a la que se lo quieres dar debería estar delante (de tí) y no detrás (de un teléfono). Ante esto, el susto no debió ser muy efectivo. Para mí si, pues rompí a reir.

- Pero, Tote, ¿de que te estas riendo?
- ¿Yo?, pues del susto que te he dado.

Continúe descerrajando mi mandibula sin mucha gana, te diré (no se a quién). Cuando logré calmar mi esternón empecé a intentar calmar la paciencia de mi hermana, que para mí solo es herm, porque el Ana ya lo lleva desde pequeñita. Herm(Ana) Ana. Pura redundancia. Rompí a reir de nuevo sin contar en este caso con la paciencia de mi herm(Ana) que debía estar ya desalojando todas las cosas de quicio (ver anterior capítulo) y su humor paso de ser malo a pésimo, para pasar a ser un tono uniforme de pitido. Me habñia colgado.

Inasequible al desaliento, pero dejando pasar quince minutitos para que volviera a meter todo en quicio y cerrara la puerta. Le habría correspondido, como en los buenos libros o en las buenas peliculas con final feliz, tirar la llave lejos o al mar. En nuestro caso, realmente al no ser un final feliz, no ser ni siquiera un final, no tenía sentido tirar la llave. Tampoco creo que en quicio hubiera muchas puertas, a lo que tampoco habría muchas llaves.

Nuestro cerebro, nuestra conciencia o razón (por no decir razocinio que parece el nombre de un profesor de filosofía clásica. Don Razocinio Ventura, opositor permanente y vendedor de exclusivas del corazón) constantemente está buscando puertas para cerrar con llave. No solo para lo malo, lo cual es lógico: si no cerramos esa puerta no podemos olvidar. Lo malo es que nunca podemos deshacernos de la llave del todo y siempre hay un momento en que la vuelves a encontrar, no sé, en unos zapatos, en el monedero, o al coger una toalla. Una vez, yo me encontré una de esas llaves dentro de mi nariz y al sonarme salieron cuatro o cinco. Lo cuál hizo que no fuera uno de mis mejores días (creo que llovió por mi culpa). Un amigo mío se encontró una de sus llaves en el interior de una uña del pié. Creo que fue en el meñique, porque era pequeñita, como la de un candado de un diario personal. Otro se tiró un pedo y le salio una llave como de puerta antigua, de esas grandes, pero no se atrevió a cogerla. Debía ser un recuerdo muy grande. Otro, se encontró un manojo debajo de su cama. Y se alegro mucho, pues pensó que eran las de su casa que había perdido hace tiempo. De hecho, logró abrir la puerta de su casa con ellas. Lo que no pudo fue volver a cerrarla. Murió hace ventitantos años victima de un accidente de coche, fuera de su casa, y de pasado de drogas, dentro de su cuerpo. Pero dejó la puerta sin cerrar. Por eso me acuerdo de mi amigo Juan Carlos, porque no cerró su puerta.

Igual el probelma no son las llaves, sino las puertas. Igual hay puertas que no podemos abrir con una llave porque no sé cierran nunca y están siempre abiertas. Como la mía en la que pone "PAPA". Esas no se cierran nunca, aunque con el tiempo y supongo que con la corriente, se van juntando un poquito. Por eso, las llaves, o las puertas, son como un diario personal que según escribes vas pasando hojas. Y la hoja que escribes cae sobre la ya escrita y la que escribirás mañana caerá sobre la que estas escribiendo hoy y aunque le pongas tipex, la marca en el diario ya se ha hecho. Se ha hecho tanto que le pasas un lápiz por encima puedes ver lo que querías tachar. Por eso nuestro cerebro es como el tipex y las llaves son como los lapiceros.

- Ana, ¿tú tienes muchas llaves que recoger?
- Tu estas tonto, Jiménez. - Era raro que mi herm me llamara Jimenez y no Tote - Mira, estoy currando y tengo mucho trabajo, asi es que dime que quieres y puedo volver a mi trabajo y a mi Chemita ( que es un santo, lo digo yo, Tote). No sé de que doctor Zejimen o como sea...
- Zenemij. Zejimen debe ser búlgaro. O rumano, no sé.
- Me da igual como se llame. Yo no te he recomendado a ningún psiquiatra, aunque me alegro que por fín hayas puesto tratamiento a tu..... tu locura, tío.
- No soy tu tío. Soy tu hermculo
- Mi ¿qué?
- Ano. Culo. Ano. Hermano. Hermculo, ja,ja,ja - Comencé a reir de nuevo. A carcajada límpia. Y no sé por qué. Es un chiste malísimo, pero yo soy así. Me encantan los chistes malos. Hubo una vez que ..... Pero eso es otra historia. El caso es que Ana estaba de nuevo sacando las cosas de quicio. ¿O soy yo quien las saca y ella la que pierde los nervios? Yo saco las cosas de quicio. NO, yo saco de quicio, luego ellos/as son cosas que poder sacar.... Ufff, que raro.

El caso es que me imaginaba a Ana como el capitán Hadock de lo cuentos de Tintín. Con el globo por encima de su cabeza y dentro de él : sapos, culebras, *-__ , cuernos, bombas de esas redondas y de mecha, cohetes, rayos y truenos. Siempre he pensado que Hergé era un genio. Cuando yo me enfado, tambien veo eso, como todo el mundo. Pero sólo a hergé se le ocurrió dibujarlo así. Genio, chaval.


Bueno, cuando imáginaba a Ana al otro lado del teléfono con el globito encima de su cabeza pelirroja y todos los sapos, rayos, bombas y truenos dentro de él/lla. Me fije en que a Ana le estaba saliendo barba. Sí, una barba canosa y no muy larga. Una barba que se tendría que cuidar y no dejarala crecer mucho pues directamente le pondría cinco o seis añois más. Tambien, noté que se había puesto gafas, se había cortado el pelo, se lo había teñido de castaño, había engordado 20 o 30 kilos, le habian encogido los tetones que gastaba, había crecido 15 o veinte centímetros y llevaba un pin del Real Madrid. ¿Ana con un pin del Real Madrid?. Si nunca le gustó el futbol. Tambien me dí cuenta que le estaba cambiando la voz. Se le estaba poniendo más ronca. Sentí terror al mirar hacia abajo. A traves de las medias le habían crecido unos horribles pelos en las piernas. De hecho, le habian crecido las piernas. Tanto que casi iba a conseguir que las medias....
Que nunca he sabido por que son medias y no enteras, si además son dos. O igual son los famosos pantys.
..... se reventaran. Pero lo que me dio, no se, entre miedo y pena fue notar que en la entrepierna le había salido un bulto como de, ..de, ... de una paquete masculino.
Llamé corriendo a Gloria, mi otra hermgloria, digo hermana, por la otra línea. Mientras, sujetaba a Ana con la mano que no sujetaba el otro telefono con la otra línea. Estaba enfurecida. Fuera de si. De hecho, estaba sujetando a dos Anas o Anos, porque si no fuera por las faldas parecerían chicos. Y tenían las dos anas bastante fuerza, no creas. Claro, al estar fuera de si... Lo que lograba descifrar era a quién me recordaba. Bueno, a quién me recordaban las dos Anas.
-Gloria..No,no, ...no cuelgues - debió pensar que era una alucinación de las mías- ¿Desde cuándo Ana,.. si, tu hermana,... desde cuando se ha dejado barba?
- Tote, tengo mucho trabajo al teléfono. Ana no se puede dejar barba, ni va a engordar, ni se ha cortado el pelo, ni le han crecido kilos ni pelos...
- ¡La has visto!¡ Tú tambien la has visto! Ves como si.... Oye, Anas, tranquilas chicas, no me mordais que estoy hablando con vuestra hermana, coño. .... No Ana, si tú, la de la izquierda, deja de morderme los pezoncillos que me los vas a dejar en car AAAHHH ne viva...
En ese momento, detras de Ana/s ví al famoso dr. Zenemij. Se reía el cabronazo a mandibula batiente. Vamos, que se estaba descojonando. Me dí cuanta que se parecía mucho a lo que ahora era Ana, aunque él ahora era solo uno.
-Gloria, es que no te lo vas a creer. Ana se a transformado en dos tios barbudos y con gafas, que por cierto, me recuerdan a alguien, y justo detras suya esta Zenemij, un malvado doctor psiquiatra que no quiere más que volverme loco, y ,que por cierto, se parece mucho, muchísimo a lo que Ana es ahora.
Sonó el teléfono. Esta vez fue.... fue..... ( el fijo lo tenía en una mano, el móvil en la otra, no tenía más telefonos pero estaba sonando uno. Tampoco tenía más manos, porque además de los teléfonos, estaba sujentando a las Anas con una mano, mientras que con la que me quedaba intentaba capturar al puto doctorcillo ese....)... no sé que fue, pero como seguía sonando decidí contestar. Igual era trabajo.
- Si, dígame. No, se ha debido confundir.... Ahh, eres tú. Que bromista. Mira es que no me pillas en buen mimento, ahora. Si, ni en buen mimento, ni en un buen momento. Si ya te explicaré. Si. ¿Cómo está mamá? Aha, si me alegro mucho. Venga, ya te llamo yo. Venga, hasta luego Ana.
Era complicado. Sujetar tantas cosas con sólo dos manos y mantener una conversación con mi hermana Ana. Desde todo punto de vista, era imposible. Dos teléfonos, o tres, no se yo, dos Anos muy raros ( ¿A quien me recordaban?), y a un loquero loco de remate que no tenía ni secretaria. Ah, y a mi otra hermana. Gloria.
- Si, Gloria, ya estoy contigo, veras es que An...- Me interrumpió
- Tote, mírate en un espejo, anda
Y no fue fácil. Nada fácil. Trasladar frente a un espejo todo lo que sujetba no fué tarea fácil. Tardé un buen rato. Varios segundos. Y lo que ví... Lo que ví no me hizo ninguna gracia.
- Eres tú.
Si. El espejo me devolvía una imagen de mi mismo sujentando a tres yos mismos y dos teléfonos. "Mira que son raros los espejos" pensé para mis adentros. Y dije para mis afueras: "Mira que son raros los espejos".
Entonces, me dí cuenta. Reconocí la voz.
Logré sentarme en una piedra del hermoso campo donde estaba y se me resbaló el espejo. Se hizo añicos. Cien mil pedazos o más. No era de extrañar con todo lo que tenía entre manos : un cigarro y un cromo de Raúl firmado por él. Pero no me importó que se ropiera el teléfono. Ni el espejo tampoco. Ya he dicho, en cien mil pedazos. Porque sólo en ese campo, sentado en esa piedra, supe que había vuelto.
- Paca..... Hostia, que me quemo con el cigarrillo.